jueves, 13 de noviembre de 2014

NUESTRO ARMARIO EN EL HUECO BAJO LA ESCALERA

Desde hace tiempo, veníamos pensando en hacer algo con la entrada de nuestra casa. Era la parte en la que menos tiempo y dinero habíamos invertido y, la verdad, es que es una de las zonas más importantes, pues es lo primero que ve la gente al entrar y da una visión de cómo son los inquilinos de una casa.

Por eso este año nos decidimos a darle un repaso y dejarla como se merece. Era tan importante el decorar la misma con unos colores adecuados como de integrar todos los elementos y disponer de un espacio aprovechado.



La reforma por lo tanto iba a centrarse en tres aspectos: pintura, decoración y armario en el hueco de la escalera.

Debajo de la escalera, teníamos un hueco enorme en el que íbamos dejando bicicletas, esquís, adornos navideños,.. lo que hacia de este rincón un lugar sucio, desordenado y desaprovechado. Por eso, contactamos con una empresa dedicada a la fabricación de armarios empotrados para que estudiaran nuestra propuesta y nos hicieran un presupuesto.

La idea del armario, tanto por fuera como por dentro la teníamos muy clara y solo nos faltaba decidir colores, tipos de puerta y elementos de organización internos. Para aprovechar al maximo el mueble optamos por distribuir de diferente manera los módulos. 

Una vez elegido el diseño y la distribución valoramos la posibilidad de instalar iluminación dentro del armario, pues en esa zona la iluminación de la escalera no incide de manera tan directa. Debido a esto, antes de que vinieran a hacer el montaje, dejamos todo preparado para efectuar más adelante la iluminación.

Como el armario dispone de cuatro módulos, la idea es que cada módulo se encienda de manera independiente. Para conseguir esto, dejamos una toma de corriente individual en cada uno. Asimismo, colocaremos un interruptor de contacto en el borde para que al abrir la puerta se encienda el aplique correspondiente. Este montaje y conexión se explicara detalladamente en la entrada dedicada a la iluminación del armario que se publicará mas adelante. De momento, os explicaremos como dejamos todo preparado antes de montar el armario.





PREINSTALACIÓN DE LUZ

Como teníamos un enchufe en el garaje, justo en la pared que comparte con la escalera hicimos un taladro pasante desde la parte trasera de la caja empotrada del enchufe. Para ello, utilizamos un taladro percutor con una broca de diámetro 16 mm, para no tener problemas luego a la hora de pasar las mangueras. Al mismo tiempo, por la pared que va a quedar oculta por el armario colocamos unas canaletas de manera que podamos llevar el cable a los diferentes puntos de luz. Estas canaletas se instalaron desde el agujero de paso al garaje hasta la parte superior de cada módulo. Las canaletas las podéis conseguir en cualquier ferretería o tienda de bricolaje. En nuestro caso, las compramos en Leroy Merlin, y elegimos para nuestra instalación unas canaletas adhesivas de 1cmx1cm. En cuanto a las mangueras de corriente, también las adquirimos en Leroy Merlin y escogimos unas mangueras de 3 hilos de 1 mm2 de sección. Una vez colocadas las canaletas, pasamos las mangueras desde cada punto de luz hasta el enchufe situado en el garaje. Encintamos las mangueras en el primer extremo para que no haya riesgo de electrocución ni de cortocircuito y conectamos todas en el enchufe mediante unas bornas de presión (mi recomendación es SIEMPRE DESCONECTAR LOS CIRCUITOS ELÉCTRICOS ANTES DE MANIPULAR). Una vez hecho esto, se recogen en un bucle los cables para que no molesten y a montar el armario.




ARMARIO: DISTRIBUCIÓN Y MONTAJE

Distribución:
Como ya se ha dicho anteriormente, el armario se compone de cuatro módulos, de diversas formas debido a la inclinación de la escalera y con una profundidad de un metro:

- Primer módulo:
Esta parte queríamos destinarla a un gran zapatero de 8 baldas. Este módulo esta dispuesto en la parte donde el armario tiene su mayor altura (más de 3,5 metros). Por este motivo, teníamos que buscar la comodidad ya que no podemos acceder a ciertas partes del armario con facilidad.
Las primeras tres baldas, en la parte superior, son baldas fijas para almacenar calzado que no se utiliza tanto (como zapatos de boda) o es de otras temporadas, en cajas de cartón o cajas de tela.
Las siguientes cinco baldas, en la parte inferior, son baldas extraíbles para poder acceder sin dificultad al calzado y tener todo más a mano.



- Segundo módulo:
En el siguiente módulo se distinguen tres zonas separadas. 
Una primera zona, en forma de prisma triangular, en la parte superior, para almacenar.
Más abajo, una segunda zona alargada destinada a los esquís y otros elementos de gran tamaño.
Y, por último, una tercera zona con baldas de almacenaje en la parte posterior para accesorios (gorros, guantes,..) y una barra para poder colgar abrigos o chaquetas en la parte delantera. 



- Tercer módulo
Conforme avanzan los módulos disponemos de menos altura por la inclinación del armario, por ello nos decidimos por colocar baldas fijas para colocar en las mismas maletas, mochilas y bolsos de viaje.

- Cuarto módulo
Lo dejamos diáfano para poder guardar cajas de cartón voluminosas (adornos navideños, cosas de trabajo, herramientas, aspirador, etc.)

Montaje:
Antes de montar el armario en casa, el fabricante ya ha hecho un montaje previo en sus instalaciones ya que este tipo de muebles es más complicado al ser abuhardillado. Por lo tanto, una vez descargado todo, proceden a ensamblar las diferentes partes. Una vez nivelado, unido todo por completo y colocadas y ajustadas las puertas, el siguiente paso es rematarlo. Esto deben hacerlo a medida para que quede acoplado de la mejor manera posible a la correa de la escalera. Para ello cortan listones a medida y los van colocando, hasta que el armario queda totalmente integrado.




PINTURA Y DECORACIÓN

Una vez montado el armario, llegó la hora de pintar y decorar la entrada. 
Para la elección del color, nos ayudamos de una guía de combinación de colores que nos presto el pintor. Los colores elegidos fueron dorado y lavanda.
Toda la escalera iba a pintarse en lavanda ya que es un color claro y luminoso, que combinaba genial con el armario en madera gris y el suelo efecto piedra. Solo una zona de la pared izquierda es dorada para contrastar.

En cuanto a la decoración...
En la zona en color dorado aprovechamos elementos que ya teníamos. Tanto el espejo como el mueble del recibidor los dejamos en el mismo sitio que ya estaban anteriormente. Además, colocamos el perchero, que antes teníamos más al fondo, a un lado del espejo. De esta manera, al abrir la puerta principal, el perchero queda detrás de ella, consiguiendo que no se vea al entrar en casa y permitiéndonos dejar las prendas que más utilizamos a mano. 
Perchero, espejo y mueble destacan mucho más por el color dorado de dicha pared, acompañados de objetos decorativos en color lavanda.


El resto de la entrada en color lavanda no presenta una gran decoración.
Únicamente colocamos en la pared situada enfrente del armario tres lienzos nuestros del día de nuestra boda. La idea es seguir rellenando esta pared conforme vayamos teniendo grandes acontecimientos. Debajo de estos lienzos, un jarrón con cañas y un banco para poder sentarnos a cambiarnos de calzado. 


De esta manera, tenemos una primera zona de recepción y una segunda zona en la que, con el tiempo, iremos colocando fotos hasta conseguir un mosaico que cubra la totalidad de la pared.




En próximas entradas explicaremos y veréis cómo quedó la instalación de luz dentro del armario.

Visita nuestra tienda online Decoraconideas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada